Cáncer de uretra

¿Qué es el cáncer de uretra?

El cáncer de uretra, un tipo de cáncer poco común, es una enfermedad en la cual se encuentran células cancerosas (malignas) en la uretra. A pesar de que este órgano sea más largo en los hombres que en las mujeres, el cáncer de uretra les afecta más frecuentemente a ellas, aunque, en líneas generales, tiene una incidencia muy similar en ambos sexos. Habitualmente, la edad de aparición suele ser a partir de los 55 años.

En las fases iniciales de este cáncer puede que no aparezcan síntomas. Se deberá acudir al médico si se nota la presencia de bultos o crecimientos en la uretra, dolor o hemorragia al orinar o si experimenta dificultad para orinar.

Si se tienen síntomas, el médico examinará y buscará bultos en la uretra. En los hombres, el médico puede insertar en el pene un tubo delgado con una luz en el extremo llamado cistoscopio para que pueda mirar dentro de la uretra y la vejiga. Si el médico encuentra células u otros signos anormales, es posible que extraiga una muestra pequeña de tejido (procedimiento conocido como biopsia) para observarla a través del microscopio en busca de células cancerosas.

Las posibilidades de recuperación y elección de tratamiento dependerán de la etapa en que se encuentra el cáncer (si se encuentra en una sola área o si se ha diseminado a otros lugares del cuerpo) y el estado general de salud del paciente.

¿Qué síntomas presenta el cáncer de uretra?

Normalmente, los pacientes que presenten un cáncer de uretra en su primera etapa de desarrollo, se verán afectados por la obstrucción de la uretra, lo que dificultará el paso de la orina y su eliminación. El cuadro clínico se caracteriza por una gran molestia al orinar y la alteración del flujo de orina. En otras personas, al producirse además una infección, se manifiesta una sensación de ardor o quemazón al orinar y eliminación de una orina mezclada con pus. También puede haber una pequeña pérdida de sangre, sola o mezclada con orina, o la aparición de una lesión. Eliminar una mezcla de orina con sangre es uno de los síntomas comunes a cualquier cáncer del sistema urinario, pero esta afección no es demostración directa de la existencia de un cáncer.

Si aparecen parte de estos síntomas no hay que dudar en asistir cuanto antes al especialista porque el mejor tratamiento que existe para luchar contra un cáncer es diagnosticarlo a tiempo, cuando todavía se pueda curar.