Cáncer de vejiga

¿Qué es el cáncer de vejiga?

El cáncer de vejiga es un tipo de tumor maligno que aparece en la vejiga urinaria. Es tres veces más frecuente en el hombre que en la mujer. En los últimos años se ha visto un aumento del número de casos en las mujeres debido probablemente al acceso de éstas a hábitos que sólo tenían los hombres --el tabaco, especialmente-- y a su incorporación al mundo laboral e industrial. Este cáncer es el segundo en frecuencia entre los cánceres urogenitales, siendo el primero el cáncer de próstata en varones. En la mujer ocupa el primer lugar.

 

¿Cuáles son las causas del cáncer de vejiga?

Las causas directas que provocan que las células se vuelvan en contra de su propio organismo no son conocidas, pero se piensa que un cúmulo de factores lo produce.

  • El consumo de tabaco es el factor de riesgo individual más fuerte y la causa subyacente de al menos la mitad de todos los casos.

  • Otros factores de riesgo son la exposición a determinadas sustancias industriales como disolventes, colorantes, amiantos, determinados gases, etc. (*)

  • Algunos trabajos que requieren la exposición o el contacto con determinadas sustancias o materiales como son los tintes y aceites industriales, la industria textil, cuero, caucho, pinturas, industrias químicas y aluminio, pueden provocar mayor inclinación a padecer esta enfermedad. (*)

  • La esquistosomiasis, una infestación producida por parásitos, produce una irritación crónica en la vejiga que puede originar un cáncer. Las infecciones urinarias repetidas producen una irritación de la pared de la vejiga que parece que puede ocasionar cáncer.

  • Otros factores de riesgo son algunos fármacos (fenacetina, ciclofosfamida), la radiación pélvica y el consumo elevado de café.

(*) No hay que olvidar que éstos son sólo factores de riesgo, lo que no significa que por trabajar con alguno de estos materiales o tener alguno de estos hábitos o problemas se vaya a contraer cáncer de vejiga.

 

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de vejiga?

  • Hematuria. Es el síntoma más frecuente en los tumores de vejiga. Se manifiesta por la presencia de sangre en la orina, que puede ser inicial (primera parte del chorro), terminal (parte final del chorro) o total. La hematuria puede ser intermitente o continua. Cualquier paciente que presente indicios de sangre en la orina debe realizarse un chequeo médico para descartar la presencia de un cáncer en el sistema urinario.

  • Micción imperiosa (ganas de orinar de forma incontrolada), polaquiuria y disuria (evacuación difícil, incompleta y dolorosa de la orina), están frecuentemente asociados a los que presentan carcinoma in situ. Este carcinoma (CIS) es un cáncer del tejido epitelial, que es la membrana más superficial que recubre la parte interna de la vejiga. A veces pueden ser descubiertos por sus metástasis o su invasión local, presentando los enfermos dolores lumbares unilaterales, cólico de riñón, dolores óseos por metástasis (reproducción del tumor en un sitio distinto del inicial) en hueso.

No obstante, la mayoría de los pacientes con cáncer de vejiga no tienen signos físicos. En ocasiones presentan una masa palpable por una retención aguda generada por un coágulo o esta masa palpable extraña encima del pubis. El principal problema para la detección de un cáncer de vejiga es que no siempre avisa y que sus síntomas se confunden con los de otras dolencias de menor gravedad como infecciones de orina, piedras en la vejiga u otros problemas. En cualquier caso, es muy importante visitar a un urólogo cuando se detecten estos síntomas.

 

¿Cómo se diagnostica un cáncer de vejiga?

En los exámenes médicos, para diagnosticar un cáncer de vejiga siempre se tiene en cuenta el historial personal y familiar del paciente. El médico puede detectar un tumor de varias maneras:

  • Urografía intravenosa

  • Ecografía

  • Cistoscopia

  • Tacto bimanual bajo anestesia

  • Biopsia endoscópica

  • Citología urinaria

  • Citometría de flujo

  • Marcadores biológicos