Eyaculación precoz

¿Qué es la eyaculación precoz?

Es la más común de las disfunciones sexuales masculinas: un 40% de la población masculina del mundo muestra síntomas de eyaculación precoz. Se trata de aquella eyaculación que se presenta antes del momento deseado, o demasiado pronto como para poder satisfacer a la pareja durante la relación sexual. Se define por la ausencia de control en el proceso eyaculatorio, esto es, cuando el orgasmo se da de una manera refleja, fuera del control voluntario del individuo una vez alcanzado un intenso nivel de excitación sexual. Puede aparecer brusca o paulatinamente.

Está comprobado que un hombre que vive sexualmente insatisfecho traslada esa insatisfacción a su vida cotidiana y origina un peso negativo difícil de soportar, ya que afecta al hombre tanto en su vida sexual como en su accionar diario, en el trabajo, en la sociedad, en la familia, etc.

La eyaculación precoz es mas probable que ocurra y se agrave con la escasa frecuencia de  relaciones sexuales, con los cambios de pareja, y cuando el paciente que padece eyaculación precoz se  siente agobiado por presiones propias o de su pareja como consecuencia de este problema.

Por suerte, con los avances en el campo de la sexología, hoy es posible controlar la eyaculación precoz para alivio de muchos hombres que se ven afectados por esta disfunción sexual.

 

¿Qué tipos de eyaculación precoz existen?

Existen dos tipos de eyaculadores precoces:

  • Los primarios padecen esta disfunción desde la adolescencia, y nunca han tenido relaciones satisfactorias con una pareja. La principal causa de este tipo de eyaculación precoz son los malos hábitos en la masturbación, en la que el adolescente se da prisa por eyacular debido a la ansiedad por alcanzar el orgasmo o a la falta de privacidad.

  • Los secundarios son aquellos que tuvieron el control durante un tiempo, pero lo perdieron en algún momento de sus vidas. Las principales causas suelen ser el estrés, un shock emocional o un largo período de inactividad sexual.

 

¿Existen diversos grados de eyaculación precoz?

Existen diferentes grados para calificar la gravedad de esta disfunción sexual.

  • Los más leves se dan en aquellos casos en que el hombre eyacula antes o al poco tiempo de comenzar la penetración, siempre antes del momento deseado, cuando su pareja no ha alcanzado todavía el orgasmo.

  • Los grados más severos de eyaculación precoz son aquellos en que el hombre eyacula antes de penetrar a su pareja o lo hace apenas segundos después de comenzada la penetración. Estos son los casos más severos y merecen especial atención por parte del hombre, ya que si este problema no se trata a tiempo resulta más complicado alcanzar el éxito con el tratamiento.

  • La eyaculación retardada, también denominada ausencia de eyaculación, aneyaculación o incapacidad eyaculatoria. Se trata de un excesivo control involuntario del reflejo eyaculador, y el sujeto afectado no puede eyacular. Las causas orgánicas son debidas al uso de drogas y fármacos, así como a enfermedades que afectan al mecanismo de la eyaculación. Entre las causas psicológicas destacan sentimientos de culpabilidad, temor al embarazo, problemas maritales, descubrimiento de infidelidad, etc.

 

¿Cuáles son las causas de la eyaculación precoz?

  • Orgánicas: las menos frecuentes. Las afecciones de la uretra y próstata, y todas aquellas enfermedades en que se alteran los mecanismos reflejos de la eyaculación.

  • Psicológicas: la ansiedad, inseguridad, miedo al fracaso, sentimiento de culpa, etc. Todos estos sentimientos negativos se potencian con los sucesivos fallos en el control de la eyaculación, lo cual produce ansiedad y frustración adicional. Por supuesto, cualquier comentario crítico de la pareja sobre esta alteración, aun no malintencionada, puede empeorar enormemente el problema.

Es muy raro que la eyaculación precoz esté causada por alteraciones físicas o enfermedades concretas, aunque estudios recientes encuentran bases fisiológicas para este trastorno, lo que permitirá un mayor conocimiento sobre sus mecanismos.

La mayor parte de los hombres experimentan eyaculaciones precoces durante sus primeras relaciones sexuales, en parte influidas por las circunstancias en las que se producen. El hombre aprende a controlar la rapidez de sus eyaculaciones a medida que aumenta su experiencia en las relaciones sexuales y que el entorno en el que se realizan le confiere una mayor seguridad.

 

¿Qué es el músculo pubococcígeo (PC)?

El músculo pubococcígeo (PC) tiene forma de hamaca y se extiende desde la base de la columna (el coxis) hasta el hueso púbico (véase gráfico). Usted puede sentir estos músculos en el perineo justo entre los testículos y el ano.

 

 

 

Es el músculo que se contrae para interrumpir el flujo de la orina y también el que lo hace involuntariamente (espasmos musculares) durante el orgasmo, tanto masculino como  femenino.

Ejercitar el músculo PC no sólo ayuda a tener erecciones fuertes y seguras, sino que también incrementa las sensaciones durante el orgasmo.

Este músculo, como cualquier otro, empieza a debilitarse con la edad, causando los primeros síntomas de disfunción eréctil: cuanto más se debilita, peor es la disfunción.

  • Ejercicios para el músculo PC

Existen dos tipos de ejercicios para el músculo PC: los que se hacen simplemente para ejercitarlo y los que se efectúan durante el acto sexual para detener el proceso eyaculatorio.
Los ejercicios de fortalecimiento son fáciles de ejecutar si se sabe lo que se hace. Hay que tener mucho cuidado, ya que –como cualquier otro músculo– puede desgarrarse o incluso romperse, con resultados catastróficos. Es muy importante realizar bien dichos ejercicios.
Los que se llevan a cabo durante el coito son contracciones controladas que pretenden bajar el nivel de tensión (sin disminuir el nivel de excitación) y controlar el proceso eyaculatorio. Son muy efectivos y fáciles de ejecutar una vez dominados.

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento se basa en la ejercitación diaria de algunos músculos encargados de controlar el reflejo eyaculatorio. Estos ejercicios demandan sólo 15 minutos por día y los puede realizar en su casa sin ayuda de un tercero.

El tratamiento logra una combinación óptima entre técnicas y ejercicios que trabajan directamente sobre los músculos que actúan en el proceso eyaculatorio, induciendo erecciones más fuertes, disminución del tiempo entre dos orgasmos y ayuda a tener una próstata saludable.