Anorgasmia

¿Qué es la anorgasmia?


El trastorno del orgasmo o anorgasmia es la ausencia o retraso del orgasmo, de forma persistente o recurrente, después de una fase de excitación normal.

 

El orgasmo masculino se relaciona con las contracciones que se producen internamente desde la próstata (glándula que genera líquido seminal) y a través del canal por donde se expulsa el esperma, que es lo que en realidad proporciona la sensación de placer. Por lo general, ambos procesos –eyaculación y orgasmo- ocurren al mismo tiempo, aunque también se pueden dar por separado.

 

Si bien podría decirse que la falta de orgasmos es un problema netamente femenino, recientes investigaciones han demostrado que en los varones es mucho más habitual de lo que se cree. Los datos de un estudio realizado en España son escalofriantes: exactamente el 25% de los encuestados declaraban que tenían muchas dificultades a la hora de llegar al orgasmo.

¿Cuál es la causa de la anorgasmia?

 

Las causas de la anorgasmia masculina atienden con mayor frecuencia a:

  • Psicológicas, similares a las de otras disfunciones sexuales: la ansiedad y la excesiva presión bloquean o retrasan el orgasmo, pero en este caso específico puede darse en varones con gran necesidad de controlar cuanto les rodea, casi en forma obsesiva. Así, consiguen controlar la eyaculación, pero sin sentir placer.

  • Lesiones de la médula espinal y enfermedades neurológicas.

  • Algunos fármacos también pueden desencadenar este trastorno (por ejemplo, los antihipertensivos, antidepresivos, benzodiacepinas).

  • Trastornos de origen orgánico. Por ejemplo la diabetes, que en etapas avanzadas fomenta que las arterias se endurezcan y las terminales nerviosas se atrofien, de modo que cambia por completo las sensaciones que experimenta el cuerpo.

También guarda cierta relación con otra disfunción sexual mucho más común: eyaculación precoz. Así sucede porque el varón, al no controlar el momento de expulsar el semen, limita el placer propio y el de su pareja.

En caso de presentarse, el afectado debe buscar la ayuda de un especialista para que se descubra la causa de la disfunción, se establezca su historia clínica y, en consecuencia, se aplique el tratamiento más adecuado.