Prevención y tratamiento de cálculos renales

Los cálculos renales se evitan tomando más de dos litros de agua por día. Si usted es una persona con tendencia a producir cálculos renales recurrentes, es necesario que consulte al nefrólogo para que le indique estudios del metabolismo urinario y así determinar la causa precisa y el mejor tratamiento.

No obstante, evite las llamadas “piedras” renales, consumiendo poca sal.

En el caso que no pueda despedir los cálculos renales por la orina, nuestro centro urológico cuenta con tecnología de punta para romperlos, sin invadir en el organismo.