Anafrodisia

¿Qué es la anafrodisia?

La anafrodisia o deseo sexual inhibido es una inhibición persistente o difusa del deseo sexual o la libido. Por lo tanto, el apetito sexual está bloqueado y, en consecuencia, la frecuencia de relaciones sexuales disminuye o prácticamente no existe.

Es un trastorno sexual muy común que se manifiesta en la falta de erotismo y las personas no gozan con la relación sexual. La situación suele provocar insatisfacción y depresión, por lo que la persona formula constantemente excusas para evitar una relación sexual. Puede ser primaria (en la cual la persona nunca ha sentido mucho interés o deseo sexual), o secundaria (en la cual la persona solía sentir deseo sexual, pero ya no lo tiene).

 

¿Cuál es la causa de la anafrodisia o falta de deseo sexual?

Entre los factores de origen se encuentran:

  • Problemas de pareja. Falta de comunicación; falta de afecto; pugnas y conflictos de poder; falta de tiempo para que la pareja pueda estar a solas, en la intimidad.

  • Educación sexual o experiencias negativas. El deseo sexual inhibido también puede ocurrir en personas que han tenido una educación sexual muy estricta durante la crianza, actitudes negativas hacia el sexo o experiencias sexuales traumáticas (como violación, incesto o abuso sexual).

  • Las afecciones psicológicas, como la depresión y el estrés excesivo, pueden disminuir el interés sexual. También puede darse por negación al éxito, al placer y al amor; miedo al rechazo por parte del compañero, dificultades para manifestar sus deseos sexuales, conflictos, etc.

  • Las enfermedades y algunos medicamentos también pueden contribuir a que se presente esta disfunción, en particular cuando producen fatiga, dolor o sensación general de malestar.

  • La falta de ciertas hormonas a veces puede estar implicada. Los cambios hormonales también pueden afectar la libido.

  • Los factores que comúnmente se pasan por alto son, entre otros: insomnio o falta de sueño que pueden ocasionar fatiga. Este trastorno también puede estar asociado con otros problemas sexuales y, algunas veces, puede ser causado por éstos.

  • El hombre que tiene problemas de erección (impotencia) o de eyaculación retrasada, puede perder interés en el sexo porque lo asocia con fracaso o no lo siente bien.