Próstata

La próstata es el órgano que con mayor frecuencia se ve afectado en hombres mayores de cincuenta años.

A partir de los cuarenta años, la próstata empieza a crecer y ese agrandamiento puede ser benigno (hiperplasia) o maligno (cáncer). Por eso, es indispensable realizarse un control anual para diagnosticar el crecimiento prostático en formar precoz y en caso de cáncer, con el tratamiento adecuado, puede curarse.

¿Qué es la próstata?

La próstata es un órgano del sistema reproductor del varón. Es una glándula, con forma de castaña, colocada debajo de la vejiga y por delante del recto. La uretra (conducto por donde sale la orina) atraviesa la próstata por el centro, de manera que la orina sale de la vejiga atravesando la próstata.

La función principal de la próstata es producir un líquido que se une al semen para mejorar la calidad de los espermatozoides y aumentar la fertilidad.

 

 

¿Qué problemas afectan a la próstata?

Las tres enfermedades que se desarrollan más frecuentemente en la próstata son:

  • Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP).

  • Cáncer de próstata (crecimiento maligno).

  • Prostatitis (infección).

Un correcto diagnóstico diferencial orientará hacia el tratamiento adecuado.

 

¿Qué es la hiperplasia benigna de próstata?

A partir de los 40-45 años la próstata puede crecer rápidamente y dar lugar a la hiperplasia benigna de próstata (HBP). La HBP, puede comprimir la uretra y generar problemas para orinar en la mayoría de hombres mayores de cincuenta años.

La frecuencia de aparición de HBP aumenta con la edad del hombre.

 

Hiperplasia

 

¿Qué síntomas produce la HBP?

El crecimiento de la próstata puede producir síntomas que denominamos irritativos:

  • orinar con más frecuencia (polaquiuria)

  • levantarse por la noche a orinar (nicturia)

  • tener que ir rápidamente al baño cuando se tienen ganas de orinar (urgencia miccional),

y síntomas que denominamos obstructivos:

  • disminución de la fuerza y el calibre miccional

  • dificultad para comenzar la micción

  • goteo al terminar la micción

  • sensación de vaciamiento incompleto de la vejiga

  • en ocasiones retención de orina (incapacidad para orinar)

Estos síntomas irritativos u obstructivos suelen asociarse y en general son evolutivos, es decir van empeorando.

En algunos pacientes parte de la orina queda retenida en la vejiga (orina residual). Cuando este proceso avanza, se produce una distensión de la vejiga y posteriormente una afectación de las vías urinarias (uréteres) y del riñón que puede desembocar en una insuficiencia renal.

Pero insistimos, en que esta situación extrema puede evitarse, si se hace diagnóstico y tratamiento tempranos.

 

Fases

 

¿Qué es el cáncer de próstata?

El cáncer de próstata se produce por un crecimiento maligno de la glándula prostática. Este cáncer es el tumor más frecuente del varón, pero como crece lentamente, es la tercera causa de mortalidad por cáncer, después del de pulmón y de colon.

Entre el 30 y 40% de los varones de 50 a 80 años pueden tener cáncer de próstata sin síntomas clínicos (latente). En estos casos, sólo una revisión prostática diagnosticará la enfermedad.

La frecuencia del cáncer de próstata aumenta con la edad y este cáncer es más frecuente en varones con familiares que han tenido cáncer de próstata.

 

¿Qué síntomas produce el cáncer de próstata?

El cáncer de próstata se desarrolla en la zona periférica de la próstata y habitualmente no produce síntomas o los produce muy tardíamente. Solo presentan síntomas clínicos uno de cada nueve varones con cáncer de próstata.

Además, las manifestaciones clínicas del cáncer de próstata son muy parecidas a las de la hiperplasia benigna de próstata y por la clínica no puede diferenciarse entre un cáncer y un crecimiento benigno.

Cuando el cáncer de próstata se ha extendido fuera de la próstata, sobre todo a los huesos, produce dolores óseos.

El cáncer de próstata no se encuentra si no se busca, ya que sólo produce síntomas cuando está muy avanzado.

Por todo esto, en Urolit aconsejamos que los hombres mayores de cincuenta años se realicen un chequeo prostático anual para descartar la presencia de un cáncer de próstata.

Recuerde que un cáncer de próstata diagnosticado en una etapa inicial (localizado) puede curarse.

 

 

¿A quién acudir para revisar mi próstata?

El médico especialista en los problemas de la próstata es el urólogo. En Urolit somos especialistas en el bienestar de nuestros pacientes y realizamos un estudio personalizado y adaptado a las necesidades de cada varón.

La valoración integral que realizamos en hombres mayores de 50 años, consiste en determinar:

  • si existe o no un cáncer de próstata

  • si el crecimiento es benigno, qué síntomas clínicos produce en el paciente y si es necesario un tratamiento

  • como afecta la próstata a la sexualidad.

  • como funciona la erección.

  • el nivel de deseo sexual.

¿Qué pruebas se realizan para revisar la próstata?

La revisión prostática es sencilla, pero debe de realizarse bien, de una manera personalizada y en un ambiente confidencial.

Dada nuestra vasta experiencia, elaboramos una buena historia clínica, dedicando el tiempo necesario para que el paciente nos cuente todos sus problemas prostáticos, sexuales, etc. Esta instancia se completa con una exhaustiva exploración física de los riñones, abdomen, vejiga, testículos y sobre todo de la próstata.

La realización de un tacto rectal permite valorar el tamaño de la próstata y detectar si existen nódulos duros sugestivos de cáncer. Este tacto rectal no tiene por qué ser molesto si el urólogo lo realiza con cuidado y sin prisa.

Además, la revisión básica de la próstata debe incluir un análisis de sangre, determinando PSA (Antígeno Prostático Específico) y creatinina (función del riñón) y un análisis de orina.

En determinados pacientes, puede ser aconsejable la realización de otras pruebas: ecografía, flujometría, residuo miccional, etc. El urólogo decide qué pacientes necesitan estas pruebas.

 

 

¿Es fácil diferenciar entre un crecimiento benigno y un cáncer de próstata?

Para un urólogo con experiencia, sí. Cuando detectamos en el tacto rectal nódulos sugestivos de malignidad o existen unas cifras de PSA superiores a las normales (de acuerdo con la edad del paciente) recomendamos la realización de una biopsia de próstata ecodirigida, que no precisa internación. En Urolit realizamos la revisión prostática (Historia-Tacto-PSA) en 48 horas. Cuando un paciente precisa una biopsia de próstata para saber si tiene un cáncer, la realizamos y obtenemos el resultado en 5 días.

¿Es importante saber si el crecimiento prostático es benigno o maligno?

Es vital, importantísimo. Si existe un crecimiento maligno (cáncer) y se diagnostica en fase precoz (el tumor está localizado) puede tratarse adecuadamente con excelentes resultados.

Si el cáncer ya ha crecido fuera de la próstata (diseminado), puede controlarse pero no curarse.

Por otra parte si el crecimiento es benigno, en Urolit le indicaremos si precisa tratamiento para mejorar sus síntomas miccionales.

 

¿Cada cuánto tiempo debo revisarme?

Todo varón mayor de cincuenta años debería consultar con su urólogo una vez al año. En varones con antecedentes familiares de cáncer de próstata y en vasectomizados la revisión prostática debería comenzar a los 45 años.

 

¿Un crecimiento benigno puede malignizarse?

La hiperplasia benigna es un crecimiento de la parte central de la próstata. No obstante, alrededor de esta hiperplasia sigue existiendo tejido prostático periférico.

En esta periferia de la próstata puede desarrollarse un crecimiento maligno en pacientes que ya tienen una hiperplasia de próstata. Por este motivo es fundamental realizar una revisión anual para detectar si ha aparecido un cáncer.

 

¿Cómo puede tratarse la hiperplasia benigna de próstata?

Una vez establecido el diagnostico de HBP, la necesidad de emplear o no un tratamiento depende de la clínica que presente el paciente.

El urólogo explicará al paciente las diferentes opciones de tratamiento:

  • Observación y revisiones periódicas.

  • Tratamiento higiénico-dietético.

  • Tratamiento médico.

  • Tratamiento quirúrgico (tratamiento definitivo).

Los pacientes con síntomas leves no precisan un tratamiento. En estos casos es suficiente el chequeo prostático anual. Los pacientes con síntomas moderados pueden mejorar significativamente con un tratamiento médico. Si el tratamiento médico no es eficaz puede plantearse la cirugía.

En Urolit recomendamos el tratamiento más apropiado de acuerdo con los síntomas clínicos, el tamaño de la próstata, el PSA y la edad del paciente.

¿Qué tratamientos quirúrgicos existen para la hiperplasia benigna de próstata?

Cuando la próstata crece, los síntomas empeoran y no responden a los medicamentos, en este momento debe plantearse la cirugía prostática para eliminar el tejido hiperplásico y evitar que la vejiga y el riñón queden dañados de manera irreversible.

La solución definitiva de la HBP es la intervención quirúrgica que puede realizarse en forma mínimamente invasiva con distintas tecnologías o mediante cirugía abierta.

a) Tratamientos mínimamente invasivos

- Vaporización prostática bipolar por plasma

- Laser Evolve ® 

- Holmium Laser 

- R.T.U. de Próstata 

Se denomina resección transuretral de próstata porque se introduce un aparato a través de la uretra (conducto por donde sale la orina). Sin necesidad de ninguna incisión, a través de este aparato se extirpan múltiples fragmentos del crecimiento benigno de la próstata.

La RTU de próstata es una técnica muy empleada, con buenos resultados, pero con algunas complicaciones. La RTU de próstata presenta algunas desventajas con respecto al láser verde (Green Light HPS):

•La RTU suele producir sangrado durante y tras la cirugía. Por este motivo es necesario dejar un sistema lavador y aproximadamente un 15 - 20% de los pacientes necesitan transfusión de sangre.

•Es preciso dejar una sonda vesical durante unos 5 días.

•En pacientes que toman antiagregantes (aspirina y otros) o anticoagulantes (sintrom) existe mayor riesgo de sangrado.

•Puede presentar complicaciones como incontinencia de orina (2 - 5%) o impotencia (10 - 15%).

b) Cirugía Abierta 

Se realiza una incisión por debajo del ombligo, y se extirpa el tejido hiperplásico (adenoma de próstata). La cirugía abierta (adenomectomía) se reserva para próstatas de gran tamaño.

La indicación de la cirugía (cuando es necesaria) y sobre todo la realización de la cirugía prostática debe ser practicada por un urólogo con experiencia. Su urólogo, que le realiza cada año la revisión de la próstata, es la persona más apropiada para indicarle si necesita operarse y qué tipo de cirugía debe realizarse. Tras la cirugía prostática (RTU o Abierta) más del 90% de los pacientes con HBP quedan libres de sus síntomas.

 

Cirugía abierta

 


¿Cómo se trata el cáncer de próstata?


El diagnóstico de un cáncer de próstata se realiza mediante una biopsia. Posteriormente debe realizarse un estudio sencillo para determinar si está dentro de la próstata (cáncer localizado) o se ha extendido por fuera (cáncer diseminado). En el cáncer de próstata localizado existen tres tipos de tratamientos:

  • Prostatectomía radical
    Consiste extirpar completamente la próstata y las vesículas seminales. Múltiples revisiones de pacientes operados hace más de quince años ofrecen muy buenos resultados.

En cánceres de próstata localizados, la ventaja de la cirugía radical es que se extirpa toda la próstata con el tumor en su interior.

  • Radioterapia externa
    Se administra radioterapia localizada sobre la próstata con el objetivo de matar las células tumorales.

Los resultados a largo plazo son buenos, pero requiere controles periódicos.

  • Braquiterapia
    Mediante ecografía y a través del periné se inyectan unas semillas radiactivas dentro de la próstata con el objetivo de destruir el tumor prostático.

Con esta técnica no se disponen de estudios a largo plazo y no conocemos la supervivencia a los quince años.

 

Consejos sobre su próstata

  • Todo hombre mayor de 50 años debería revisarse anualmente su próstata, erección y deseo sexual. El uro-andrólogo es el especialista más adecuado para esta revisión completa.

  • Una adecuada revisión prostática permite diferenciar entre un crecimiento maligno (cáncer) o benigno (HBP).

  • El cáncer de próstata diagnosticado precozmente puede curarse.

  • Existen tratamientos médicos y quirúrgicos muy eficaces para la Hiperplasia Benigna de Próstata.

 

Si quiere más información sobre este tema, póngase en contacto con nosotros y con gusto lo atenderemos.