Vejiga 2018-02-04T10:44:42+00:00

Project Description

Vejiga

Si usted no es capaz de contenerse para orinar hasta llegar a un baño, entonces padece lo que se denomina incontinencia urinaria (también llamado pérdida de control de la vejiga). El control de la vejiga, en cambio, significa que usted orina sólo cuando quiere hacerlo.

En las mujeres, la incontinencia urinaria es dos veces más frecuente que en los varones. Este problema puede ser transitorio como consecuencia de un trastorno subyacente.

¿Cuál es su causa?

Tanto las mujeres como los hombres pueden tener problemas con el control de la vejiga debido a:

  • Lesiones neurológicas.
  • Defectos congénitos.
  • Derrames cerebrales.
  • Esclerosis múltiple.
  • Problemas físicos relacionados con la vejez.
  • Otros (tumores que obstruyan las vías urinarias, malos reflejos que puedan estar relacionados con los nervios, etc.).

Las personas mayores tienen más problemas de control de la vejiga que las jóvenes. Sin embargo, la pérdida de control de la vejiga no es algo que tiene por qué suceder cuando usted madura. Esta condición puede ser tratada y a menudo curada, cualquiera sea su edad. No permita que la vergüenza por su incontinencia le impida hablar con su médico acerca de su condición. Averigüe si padece una condición que requiere tratamiento y para eso estamos especialmente preparados en Urolit.

¿Existen distintos tipos de incontinencia urinaria?

Sí, entre ellos están:

  • Incontinencia de esfuerzo: perder pequeñas cantidades de orina durante el movimiento físico (toser, estornudar, hacer ejercicio). La incontinencia de esfuerzo es el tipo de incontinencia más común entre las mujeres. Puede ser tratada.
  • Incontinencia de urgencia:perder grandes cantidades de orina en momentos imprevistos, tales como al dormir, luego de beber una pequeña cantidad de agua, o cuando toca el agua o la escucha correr (como al lavar los platos).
  • Incontinencia funcional: incapacidad de llegar al baño a tiempo debido a una discapacidad física, obstáculos, o problemas para pensar o comunicarse. Por ejemplo, puede que una persona que padece la enfermedad de Alzheimer sea incapaz de pensar suficientemente bien como para planear ir al baño a tiempo para orinar, o una persona en silla de ruedas puede estar obstruida y no llegar al baño a tiempo.
  • Incontinencia por rebosamiento: perder pequeñas cantidades de orina porque la vejiga está siempre llena. En esta condición, la vejiga nunca se vacía por completo. La incontinencia por rebosamiento es infrecuente en las mujeres.
  • Incontinencia mixta:combinación de tipos de incontinencia, con frecuencia cuando la de esfuerzo y la de urgencia suceden juntas.
  • Incontinencia transitoria:perder orina en forma temporal debido a una condición o una infección, que desaparecerá una vez que el problema se resuleva. Puede ser provocada por medicamentos, infecciones de las vías urinarias, disfunciones mentales, movilidad limitada, y constipación grave.

¿Afectan el embarazo, el parto y la menopausia a la incontinencia urinaria?

  • Durante el embarazo, el peso adicional y la presión del futuro bebé pueden debilitar los músculos del suelo pélvico, lo que afecta la habilidad de las mujeres para controlar su vejiga. A veces la posición de su vejiga y de su uretra pueden cambiar debido a la ubicación del bebé, lo que puede causar problemas. El parto vaginal y una episiotomía (el corte en el músculo que facilita la salida del bebé) pueden debilitar los músculos de control de la vejiga. Además, el embrazo y el parto pueden dañar los nervios de control de la vejiga.
  • Luego del parto, el problema de la incontinencia urinaria suele desaparecer por sí solo. Pero si aún sigue teniendo problemas 6 meses después del parto, hable con su médico. Los problemas de control de la vejiga no siempre aparecen inmediatamente después del parto. Algunas mujeres no tienen problemas de incontinencia hasta que llegan a los 40 años de edad.
  • La menopausia (cuando sus períodos se detienen por completo) puede causar problemas de control de vejiga para algunas mujeres. Durante la menopausia, la cantidad de la hormona femenina estrógeno que hay en su cuerpo comienza a disminuir. La falta de estrógeno hace que sus músculos de control de la vejiga se debiliten.

¿Cómo se diagnostica la incontinencia urinaria?

Si usted tiene un problema de incontinencia, el primer paso es ver a un urólogo y, de hecho, en Urolit estamos preparados para atenderla/o. Además de un examen físico, realizamos un examen para determinar cuánta orina es capaz de almacenar su vejiga, o cómo están funcionando sus músculos. Para este examen, le pediremos que beba mucho líquido, y que orine en una taza de medición, y después nosotros mediremos la orina que quede en su vejiga. Al mismo tiempo, nuestros urólogos le pueden indicar otros exámenes, tales como:

  • Prueba de esfuerzo:usted se relaja, y luego tose con fuerza mientras nuestro especialista observa si hay pérdida de orina.
  • Análisis de orina: usted suministra una muestra de orina, que es examinada en busca de señales de infección u otras causas de incontinencia.
  • Análisis de sangre:se realiza un análisis de sangre para detectar sustancias relacionadas con las causas de la incontinencia.
  • Ultrasonido: se utilizan ondas de sonido para tomar una imagen de los riñones, la vejiga, y la uretra, y ver cualquier problema en estas áreas que pueda causar incontinencia.
  • Cistoscopia:un tubo delgado con una cámara diminuta se coloca dentro de la uretra para observar el interior de la uretra y la vejiga.
  • Examen urodinámico:se utilizan técnicas especiales para medir la presión en la vejiga y el flujo de la orina.

¿Cuál es el tratamiento para la incontinencia urinaria?

En Urolit contamos con un programa de rehabilitación de la incontinencia urinaria.

No obstante, las distintas maneras de tratarla, según el tipo de incontinencia son:

  • Ejercicios de los músculos pélvicos.
  • Estimulación eléctrica: pequeñas dosis de estimulación eléctrica pueden fortalecer los músculos de la parte inferior de la pelvis, similar a ejercitar esos músculos.
  • Biorretroalimentación.Un terapeuta capacitado en biorretroalimentación coloca un parche eléctrico sobre los músculos de su vejiga y de su uretra. Un cable conectado al parche se conecta a una pantalla de TV. Usted y su terapeuta miran la pantalla para ver cuándo estos músculos se contraen, para que usted pueda aprender a controlarlos.
  • Vaciamiento regulado o entrenamiento de la vejiga.Dos técnicas que ayudan a entrenar su vejiga para que retenga mejor la orina. Para el vaciamiento regulado, usted llena un registro acerca de cuándo orina y cuándo pierde orina. A partir de estos patrones, usted puede planificar vaciar su vejiga antes del momento en que de otra manera tendría una pérdida.
  • Pérdida de peso. El exceso de peso puede causar problemas de control de la vejiga.
  • Cambios en la dieta. Ciertos alimentos y bebidas pueden causar incontinencia, tales como la cafeína (en el café, refrescos, chocolate), el té y el alcohol. A menudo puede disminuir la incontinencia al limitar esos líquidos en su dieta.
  • Los medicamentos pueden disminuir muchos tipos de pérdidas. También pueden ayudar a endurecer o fortalecer los músculos del suelo pélvico y los músculos que rodean la uretra. Algunos medicamentos también pueden calmar los músculos de la vejiga si están demasiado activos.
  • A través de una aguja se inyectan sustancias dentro de los tejidos que rodean la uretra. El implante agrega volumen y ayuda a que la uretra se mantenga cerrada. Este tratamiento reduce la incontinencia de esfuerzo.

Cirugía. Este tratamiento se utiliza principalmente sólo luego de haber intentado otros tratamientos. Se pueden hacer distintos tipos de cirugía, de acuerdo al tipo de problema de incontinencia que usted padezca. Algunas intervenciones quirúrgicas elevan o levantan la vejiga hacia una posición más normal. Otros tipos de cirugía usan implantes para ayudar a la vejiga a funcionar mejor.

Cistitis es la inflamación de la vejiga y se reconoce por los síntomas característicos de necesidad urgente de orinar en forma continua, ardor al orinar y sensación de vejiga llena.

¿Qué tipos de cistitis pueden darse?

Existen diferentes tipos:

  • Las más frecuentes tienen como causainfecciones en las vías urinarias que pueden ingresar por la uretra y ascender hasta la vejiga.
  • En algunos casos la sensación de ardor al orinar y las molestias pueden ser consecuencia de cálculos renales, cristales o arenilla.
  • También puede producirse por infecciones de transmisión sexual.
  • Existe otro tipo de cistitis llamadacistitis de la luna de miel, ya que las molestias se producen luego de tener relaciones sexuales. Este tipo de cistitis afecta sólo la uretra y no la vejiga.
  • También está la llamada cistitis intersticial, una enfermedad crónica en la cual existe inflamación en las paredes de la vejiga sin que haya una causa concreta y se desconoce el origen de la enfermedad.

Siempre es necesario consultar al médico para determinar de qué tipo de cistitis se trata para recibir el tratamiento de acuerdo al agente que la causó.

¿Cómo se trata la cistitis?

El tratamiento de la cistitis depende del origen de esta inflamación, que se determina por diagnóstico médico.

  • Si la infección es de tipo bacteriano se suele tratar con antibióticos, y dependiendo del tipo de bacteria, se indica el antibióticomás efectivo.
  • Si tiene como origen una infección viral, el tratamiento de la cistitis se realizará con

Para completar el tratamiento de la cistitis también pueden prescribirse fármacos de tipo analgésico si el dolor del paciente lo requiere, así como otros medicamentos que puedan ayudar a un buen funcionamiento del sistema urinario.

El cáncer de vejiga se da por un tumor maligno localizado en ese órgano.

Es tres veces más frecuente en el hombre que en la mujer. En los últimos años se ha visto un aumento del número de casos en las mujeres debido, probablemente, al consumo de tabaco.

Este cáncer es el segundo en frecuencia entre los cánceres urogenitales, mientras que en los varones el primero es el cáncer de próstata (que linkee con cáncer de próstata).

¿Cuáles son las causas del cáncer de vejiga?

Las causas directas que provocan que las células se vuelvan en contra de su propio organismo no son conocidas, pero se piensa en los siguientes factores:

  • El consumo de tabaco es el factor de riesgo individual más fuerte y la causa subyacente de al menos la mitad de todos los casos.
  • Otros factores de riesgo son la exposición a determinadas sustancias industriales como disolventes, colorantes, amiantos, determinados gases, etc.
  • Algunos trabajos que requieren la exposición o el contacto con determinadas sustancias o materiales como son los tintes y aceites industriales, la industria textil, cuero, caucho, pinturas, industrias químicas y aluminio, pueden provocar mayor inclinación a padecer esta enfermedad.
  • La esquistosomiasis, una infección por parásitos. Produce una irritación crónica en la vejiga que puede originar un cáncer. Las infecciones urinarias repetidas producen una irritación de la pared de la vejiga que parece que puede ocasionar cáncer.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de vejiga?

  • Hematuria: presencia de orina en la sangre (visible a simple vista o no). Es el síntoma más frecuente en los tumores de vejiga. El paciente que presente indicios de sangre en la orina debe realizarse un chequeo médico para descartar la presencia de un cáncer en el sistema urinario.
  • Ganas de orinar de forma incontrolada, micción difícil, incompleta y dolorosa de la orina.

No obstante, la mayoría de los pacientes con cáncer de vejiga no tienen signos físicos. En ocasiones presentan una masa palpable por una retención aguda generada por un coágulo o esta masa palpable extraña encima del pubis. El principal problema para la detección de un cáncer de vejiga es que no siempre avisa y que sus síntomas se confunden con los de otras dolencias de menor gravedad como infecciones de orina, piedras en la vejiga u otros problemas. En cualquier caso, es muy importante visitar a un urólogo cuando se detecten estos síntomas.

¿Cómo se diagnostica un cáncer de vejiga?

En los exámenes médicos, para diagnosticar un cáncer de vejiga siempre se tiene en cuenta la historia clínica y familiar del paciente. El médico puede detectar un tumor de varias maneras:

  • Urografía intravenosa
  • Ecografía
  • Cistoscopia
  • Tacto bimanual bajo anestesia
  • Biopsia endoscópica
  • Citología urinaria
  • Citometría de flujo
  • Marcadores biológicos

Solicitar turno (vía email)

Por favor complete los datos del formulario siguiente: